Del 10 al 12 de Octubre del 2009

La expedición formada por más de 25 vehículos todo terreno y más de cien participantes partió sobre las diez de la mañana del sábado día 10.
El día amaneció esplendido cosa que influyó en el ánimo de todos los participantes que ya estaban esperando con ganas este tipo de actividades, por lo que los saludos y bromas empezaron a fluir como si de un rio de amistad y compañerismo se tratara.
Una vez más y como ya es habitual el Club Scorpio de aventuras dejó patente su buen hacer y su buena logística en este tipo de aventuras en las que hay que resaltar el material desplazado para la referida acampada:         
Dos pabellones para más de 50 personas cada uno , grupo electrógeno, utensilios de cocina, cableado y focos, letrinas, neveras, mesas y sillas para el personal de cocina, y ¡cómo no!, una serie de piraguas que hicieron las delicias de chicos y mayores.
Como ya es habitual en todas las  acampadas nada más llegar al sitio escogido para realizar el campamento, todos los participantes mayores, cooperaron en la descarga del material reseñado de el furgón del Club, y hombro con hombro se montaron los pabellones y  campamento en un tiempo record.Durante los tres días que duró la acampada se desarrollaron múltiples actividades de las que destacaremos algunas de las mismas: Preparación de un caldero nocturno para más de cien personas, preparación de una paella para más de cien personas, actividades de piragüismo, juegos de mesa  ( parchís, dómino, cartas etc..), marchas por la rivera de la laguna, recogida de caracoles, baños en las limpias aguas de la presa, y los consiguientes paseos en 4x4 por toda la zona,etc…
De resaltar:
El magnífico tiempo disfrutado, los bonitos paisajes, el terreno donde se instaló el  campamento, y donde los campistas instalaron sus tiendas en una bonita explanada; los árboles juntos a las tiendas montadas (taray, acebuches, álamos, eucaliptus) se intercalaban para proteger con sus sombra  a los acampados , y sobre todo la buena convivencia existente entre todos los miembros de la expedición, que en todo momento hincaron el hombro en todas las actividades que se les reclamó, ¡con socios así “al fin del mundo”.