Melilla

El presente artículo no pretende, como bien se desprende de su lectura, ser exhaustivo en la exposición de la historia de la ciudad española de Melilla, ya que ésto ocuparía varios tomos, por lo que tan solo pretende ser una mera guía socio-político y militar, que sirva para despertar el interés de aquellos que por primera vez se sumergen en tan sugestivo tema, como es la HISTORIA.

 

        

         

          

        

En este nuevo diseño de la página Web del Club Scorpio de Aventuras de Melilla seguimos ofreciendo a nuestros socios y simpatizantes la fascinante  historia de la Ciudad española de Melilla, situada al norte del continente africano. 

Melilla antes de 1497.

En los artículos anteriores hemos intentado poner en conocimiento del lector los rasgos generales de la historia de Melilla, prácticamente desde la conquista de esta plaza por el capitán de la casa de los Duques  de Medina Sidonia  D. Pedro de Estopiñán (1497), hasta nuestros días y, como les he dicho, a muy grandes rasgos, que no obstante han dado una semblanza histórica de esta ciudad que creemos suficiente para despertar la curiosidad de aquellos a los que les gusta estos temas. Pero no sería completa nuestra exposición si no retrocediéramos en el tiempo e intentáramos poner en conocimiento de nuestros amables lectores los avatares por los que ésta ha pasado , o mejor dicho, por los que ha pasado el enclave geográfico en el que se encuentra ubicada  y que al correr de los tiempos  se identificaría plenamente con la ciudad de Melilla.

Naturalmente la exposición que sigue es fruto de los desvelos de muchos eruditos en la materia que, antes que yo, se preguntaron cuáles y cómo fueron los primeros pasos de esta ciudad hasta llegar a convertirse en la  que hoy conocemos. Es habitual insertar al final de cada artículo la Bibliografía a la que hemos acudido para su confección; en este artículo, en contra de lo habitual, la vamos a colocar antes de su comienzo. La Bibliografía consultada para estos casos suele ser bastante abundante pero, como mención especial, para la redacción de este artículo me veo en la necesidad de citar en primer lugar las recopilaciones sobre la ciudad de Melilla escritas por los historiadores Sre,s. D. Claudio Fernández de Luco y D. Francisco Saro Gandarilla, por la paciente y meritoria labor de investigación que supone; aunque en la misma obra se advierte que dichos textos proceden de la edición de la Asociación de Estudios Melillenses.

La Ciudad en la Prehistoria..

Los estudios realizados hasta la fecha sobre este tema, la prehistoria de Melilla, arrancan al parecer de los yacimientos Aterienses  del Paleolítico superior localizados en las zonas de Yazanen, Taxuda y Sidi Mesaud, zonas todas ellas pertenecientes al reino de Marruecos frontera con la actual ciudad autónoma de Melilla.

 Los hallazgos epipaleolítico parecen ricos en la zona melillense y en el Barranco del Lobo y Yazanen (cito estos dos últimos por ser los más cercanos a Melilla, Barranco del Lobo en las faldas del monte Gurugú y Taxuda situada inmediatamente detrás de este monte de unos 800 metros de altura)

En el Neolítico, parece que estos hombres "se acercaron también a Melilla" y encontramos utensilios propios de este período en la zona de Punta Negri (situada a unos 30 kms. de Melilla ), así como en la zona de la cábila de los Beni-Urriagueles (unos 120 kms.)

No obstante lo anterior, poco sabemos realmente acerca de la prehistoria del enclave que nos ocupa. Actualmente se están realizando excavaciones arqueológicas dentro de la misma acrópolis (patio de armas) que, con todo probabilidad, arrojarán nuevos datos sobre este, tan sugestivo tema. 

Los fenicios.

INTRODUCCIÓN:   Alrededor del III milenio, el proceso de urbanización de los pueblos antiguos había alcanzado  la región costera del próximo oriente, por ejemplo BIBLOS . A partir de aquí no es mucho lo que se puede decir acerca de la historia de los fenicios ya que ésta se reconstruye, esencialmente, con fuentes indirectas, como el historiador del siglo I d.C., Flavio Josefo, que recoge información procedente de los Anales de Tiro en dos momentos diferentes: el siglo X-VIII y el siglo VI; por lo demás, las fuentes egipcias, mesopotámicas y la Bíblia son el mejor instrumento para el estudio de la historia de Fenicia, comprendida entre Tell Sukas y Acre. 

El punto de arranque habitual se sitúa a partir de la crisis del 1200 cuando se acentúan las diferencias en las áreas adyacentes, tanto desde el punto de vista lingüístico; como  religioso, artístico o político. Sin embargo, los habitantes de la franja costera ( Biblos, Sidón y Tiro) son sustancialmente los mismos antes y después de 1200, por lo que nos encontramos con que los fenicios son los cananeos marítimos de la edad del hierro. La nueva denominación (fenicios) proviene de las fuentes griegas que les otorgan el nombre de "phoinikes", derivado de phoinix,   (= rojo púrpura), por los tintes empleados en sus vestidos.

Los fenicios pues,  hacen su aparición en la historia tras las convulsiones derivadas por la invasión de los llamados  "pueblos del mar" (1200 a.C.) y la destrucción de los palacios micénicos (1100 a.C.). podemos decir pues que alrededor del siglo X antes de Cristo el pueblo fenicio ya tiene entidad propia. Este pueblo, tras las convulsiones que sufre la zona a lo largo de los siglos mencionados XII, XI y X, parten de una rama de los cananeos que se reúnen, para su defensa frente al imperio "neoasirio", alrededor de poderosas familias; más tarde, alrededor del siglo VIII, una fracción de este pueblo fenicio se establece en Cartago al Norte de África dando arranque al pueblo cartaginés cuyos vaivenes históricos y tras las guerras "púnicas"  frente al imperio romano les llevaría a su total decadencia cuando Escipión el Africano ( hijo y sobrino respectivamente de los dos escipiones, Publio Y Cneo, que murieron en la Península Ibérica en lucha contra los cartagineses de Asdrúbal) destruye la ciudad de Cartago en el año 146 a.C.

En la Península Ibérica, tras la decisiva victoria de Escipión en Ilipa ( = Alcalá del Río en 206) sobre los generales cartagineses MAGÓN Y GISCÓN  los romanos avanzan hasta el extremo sur de la península y toman GADES (Cádiz). Con la huída de la escuadra cartaginesa hacia Baleares mandada por Magón (y de allí a Génova donde intenta de nuevo levantar a ligures y galos contra Roma ), termina el dominio cartaginés en  Península Ibérica.

En el 204 Escipión el Africano desembarca en äfrica. Masimisa ( rey de los númidas) se pasa al bando romano. Tras la derrota cartaginesa en Túnez (203) y unas infructuosas negociaciones de paz, Cartago solicita de Aníbal (que se encontraba en Italia) su regreso a la metrópoli en peligro; Magón muere en el norte de Italia.

Batalla decisiva en ZAMA (202), el ejército cartaginés queda aniqulilado, Anibal huye a HADRUMENTUM ( = Susa) y aconseja un tratado  con Roma; mediante este tratado Cartago abandona sus pretensiones sobre la península Ibérica y entrega Numidia a Masinisa. Aníbal, ante las exigencias de Roma ante Antíoco III para lograr su extradición , se suicida en el año 183 a.C. Escipión el Africano muere el mismo año.

La Historia

La colonización de Melilla y su entorno geográfico por fenicios, cartagineses y romanos  es algo que hoy queda fuera de toda duda.  Las fuentes históricas que hacen mención a "Rusadir" son muy numerosas e insertas en la "historiografía" romana; en estas fuentes historiográficas podemos distinguir entre aquellas  que hacen mención directa a la ciudad de "Rusadir" y las que utilizan nombres que podrían referirse a nuestra ciudad y su entorno inmediato. Ya en los años 23 a 79 dC. el historiador  Plinio sitúa a la ciudad al este del Cabo de Tres Forcas.

De la influencia  fenicia al final de la era romana:

Como hemos mencionado más arriba, que el entorno geográfico del norte de África en el que se encuentra ubicada Melilla quedara en un momento de su historia bajo la influencia de los fenicios y después de ellos bajo la égida de Roma, parece que queda fuera de duda; pero hasta qué punto influyó en el desarrollo socio-económico de la ciudad es ya otra cosa, puesto que por el cúmulo de  vicisitudes por las que hubo de pasar frenarían sin duda el desarrollo socio-cultural-económico de la ciudad haciendo que, según bajo qué influencia cultural se encontrara, este desarrollo fuera más o menos floreciente y constante en el tiempo.

Melilla bajo los fenicios:

El momento en que el enclave Melilla recibió la influencia de los fenicios (factoría o refugio de cabotaje) es algo que aún está por determinar con exactitud . De las escuetas fuentes que nos permiten hurgar en la prehistoria del enclave geográfico que nos ocupa, pasamos, sin solución de continuidad, a su historia. Parece ser que no hay un momento determinado en el tiempo que podamos fijar para situar una etapa púnica en el enclave; se supone que   " gentes venidas de Cádiz, según unos, de Ibiza y costas béticas , según otros, de Cartagena o de la propia Tiro para algunos más, caso de Gozalbes Cravioto, fundarían un enclave colonial, al que dieron el nombre de Rusadir"  (bibliografía. Melilla y su entorno en la antigüedad. 1998-Servicio de publicaciones del centro UNED-Melilla-varios autores).

Del  párrafo anterior extraemos la conclusión de las dificultades que entraña para los estudiosos del tema fijar un momento preciso en el tiempo para afirmar la colonización del entorno geográfico de Melilla y zonas limítrofes ( Melilla-Taxuda-Yazanen-Cazaza) bajo la influencia púnica.

Sabemos que fueron los fenicios quienes, en su momento de mayor esplendor, sembraron todo el Mediterráneo de factorías que les facilitaba el intercambio comercial con otros pueblos; podemos pensar pues que "Rusadir" fuera una de esas factorías o bien una escala en la navegación de cabotaje que efectuaban a todo lo largo y ancho del Mare Nostrum. La situación geográfica de Rusadir la hacía idónea  para establecer en ella una factoría, pero aún más para una escala de cabotaje ya que la navegación sólo podían efectuarla de día por razón de las referencias en tierra que debían tomar para fijar rumbo; una, y muy llamativa, tenía que ser el promontorio del Cabo de Tres Forcas en cuya base se encuentran nada más y nada menos que Cazaza a poniente y Rusadir a levante, los dos vientos dominantes en la zona, por lo que podían escoger el mejor de los fondeaderos según las condiciones atmosféricas dominantes. Por otra parte, la proximidad de la actual Mar Chica (Bocana de Benianzar) la hacían tremendamente atractiva y segura para el atraque de barcos con escaso calado.

Dada la cantidad de factorías que los fenicios distribuyeron a lo largo de las costas del mar Mediterráneo, es lógico pensar que la ubicación de las mismas se debiera a un estudio logístico y por lo tanto racional, de manera que, como antes hemos mencionado, al tener que navegar preferentemente de día y durante cortas distancias (treinta a sesenta kms. diarios en navegación de cabotaje), tuvieron que contar con puertos donde guarecerse, y éstos no podían encontrarse muy alejados unos de otros (No obstante lo anterior, está constatado que estos navegantes hacían igualmente navegación de altura, ya que la navegación de cabotaje es conveniente hacerla de día con barcos de poco volumen y poco calado; es de suponer pues, que los grandes barcos lo empleaban en navegación de altura). La racionalidad de la expansión y ubicación de estas factorías y refugios para la navegación viene avalada por la expedición que HANNON llevó a cabo a partir del año 425, ya que éste navegante iba provisto de sesenta pentecónteras y 30.000 hombres y mujeres destinados todos, tanto enseres como personal, a fundar colonias. Puede admitirse pues que Rusadir pudo haber sido fundada en época púnica directamente desde Cartago, en contra de la teoría anterior donde se citaban, entre otras,  la procedencia gaditana-bética desde colonias ya establecidas con anterioridad en la península Ibérica.(Melilla y su entorno en la Antigüedad -1998-varios autores).

Nico Gutiérrez

Bibliografía:

- La Ciudad de Melilla (Textos procedentes de la Asociación de Estudios Melillenses) :  (Claudio  Fernández de Luco y Francisco Saro Gandarillas).

- Melilla y su entorno en la antigüedad (Servicio de publicaciones del Centro UNED-Melilla- Varios autores)

- Manual de Historia Universal.2 Historia Antigua. Jaime Alvar. Domingo Plácido. Fe Bajo y Julio Mangas.

- Manual de Historia Universal. Edad Antigua tomo II.. Luis Suárez Fernández. Madrid 1979.

Siguiente